viernes, 10 de octubre de 2014


MENUS SALUDABLES.


Aquí os dejamos un Menú completo para una semana, con el que acompañado de hacer deporte , al menos 4 veces a la semana podréis estar en forma.
Recién levantados beberemos dos vasos de agua y un te o un café solo.
Debemos hacer 5 comidas al día.
30 minutos antes del almuerzo debemos beber dos vasos de agua.
al igual antes de cenar un vaso de agua, ya que es bueno que bebamos al menos dos litros diarios.
La cena la debemos hacer lo mas temprano posible. Y no hacerla pesada, debe ser la comida mas sencilla que hagamos al día, sin muchas grasas, ni frutas ni lácteos.
Las Raciones de comida deben ser pequeñas, deben caber en la mano.
Debemos evitar alimentos tales como : azúcar, mantequilla, mayonesa,aguacate,cerdo, lácteos ( preferible yogur de soja,leche de soja) embutidos y sal.
NO COMER NADA DESPUÉS DE LA CENA.


COMO DEBEMOS BEBER AGUA TE RECOMIENDO ESTE AGUA QUEMA GRASAS.



ENLACES A LAS RECETAS.
Hamburguesas con * Patatas al Horno.


ENLACES A LAS RECETAS

( A esta receta no debéis ponerle, las aceitunas ni el queso.El resto igual.)

ENLACES A LAS RECETAS.


El domingo podemos comer libre pero teniendo cuidado de no pasarnos, con este ejemplo de Menú y haciendo deporte podemos perder peso sanamente.




Coma raciones moderadas: reduzca, no elimine alimentos
Si ingiere las raciones adecuadas de cada alimento, es más fácil comer de todos los grupos de alimentos sin necesidad de eliminar ninguno. Por ejemplo, algunas raciones razonables son: 100g de carne, media pieza de fruta, media taza de pasta cruda o 50ml de helado. Las comidas preparadas pueden ofrecer un medio práctico para controlar las raciones y a menudo aparecen las calorías que contienen en el envase, lo cual ayuda a su recuento. Si come fuera, podría compartir parte de su comida con un amigo.

Coma regularmente
Saltarse las comidas, sobre todo el desayuno, puede conducir a una sensación de hambre descontrolada, causando a menudo una sobre ingesta. Realizar una media mañana o una merienda puede ayudar a contener el hambre, pero no coma demasiado para no sustituir las comidas principales. No olvide contar estas tomas como parte de su consumo total de calorías.
Beba muchos líquidos
¡Los adultos necesitamos beber por lo menos 1,5 litros de líquidos al día! Y necesitamos más cantidad si hace calor o si realizamos mucho deporte. El agua es obviamente una buena fuente de líquidos pero la variedad puede ser tanto agradable como saludable. Otras opciones son los zumos, los refrescos, el té, el café, la leche, etc.
Muévase
Como hemos visto, la ingesta de demasiadas calorías y no hacer suficiente ejercicio pueden dar lugar a un aumento de peso. La actividad física moderada ayuda a quemar las calorías que nos sobran. También es bueno para el corazón y para el sistema circulatorio, y para la salud en general y el bienestar. Así que haga de la actividad física una rutina diaria. ¡Use la escalera en vez del ascensor (tanto como para subir como para bajar)!. Dé un paseo en su descanso para comer. ¡No hace falta ser un atleta para moverse!

No hay alimentos “buenos” o “malos”, sólo dietas buenas o malas. No se sienta culpable de los alimentos que le gustan, simplemente tómelos con moderación y escoja otros alimentos que le proporcionen el equilibrio y la variedad que necesita para conseguir una buena salud.

  Es interesante como nuestras especias que a veces consideramos insignificantes, pueden hacer una diferencia en nuestro organismo,  los estudios han demostrado que tomar una cucharada de canela en con tu dieta diaria puede ayudarte a perder peso.

Beneficios para la salud de la canela

La canela es rica en manganeso, hierro, calcio y fibra. Se ha utilizado desde la época medieval para curar la diarrea, indigestión y distensión abdominal. Además, ayuda a prevenir la propagación de las células cancerosas, la formación de úlceras de estómago, y ayuda en la curación de las infecciones bacterianas.
La canela reduce los niveles de azúcar en la sangre junto con los niveles de colesterol malo. Por lo tanto, es beneficioso para el corazón y para pacientes con diabetes tipo 2. La reducción de los niveles de azúcar en la sangre y la disminución de colesterol en sangre ayuda a revertir la resistencia a la insulina o prediabetes. Dado que la canela es dulce al paladar, también satisface el ansia por los alimentos dulces que generalmente aflige a los diabéticos.

¿Sirve para perder peso?

La canela ayuda a controlar la capacidad del cuerpo con la que el azúcar se transforma en grasa, lo que es útil si estás en un plan de alimentación para perder peso.
La canela también retrasa el paso de los alimentos del estómago al intestino, por lo que te sientes satisfecho por más tiempo.
Además, ayuda al cuerpo a procesar los carbohidratos de manera más eficiente. Los estudios muestran que la grasa abdominal es más sensible a los efectos de la canela que la grasa de otras partes del cuerpo.

Otras formas de incorporar canela en tu dieta diaria

Puedes añadir canela a tu té de hierbas para tomar una taza de té saludable y sabroso.  O bien,prepararte un té de canela.
También se puede agregar al café diario, o de vez en cuando agrega una cucharadita de canela a tu cereal del desayuno o avena, otra idea es espolvorear sobre una tostada.
También se la puedes agregar a postres con manzana, o de melocotón para realzar su sabor.
También se puede añadir a los zumos de frutas. O bien, consumirla en forma de cápsulas.
Debes asegurarte que la canela que consumas sea fresca, para que conserve mejor sus propiedades.
Y no olvidar que por sí sola, la canela no tendrá mayor efecto, como siempre digo, hay suplementos naturales muy buenos que son excelentes aliados en la pérdida de peso, pero nunca debemos dejar de lado los pilares importantes que son la dieta y el ejercicio.
Si combinamos todos estos factores, seguramente la canela, será excelente aliado para perder peso y reducir talla en nuestra cintura. ¡No dejes de probarla!

Contraindicaciones:

La canela generalmente es segura de consumir, pero si notas alguna reacción alérgica, como dermatitis, evítala.
No se recomienda a mujeres embarazas, ni durante la lactancia. Tampoco en niños menores de 6 años.
En caso de padecer de enfermedad de Crohn o colitis lo mejor es no consumirla, también se contraindica para personas que tengan enfermedades hepáticas.